Tener conocimientos sobre las setas permite degustar todo un sinfín de variedades?Por su puesto, existen setas que sólo comemos algunos porque, por suerte, aún hay mucha gente que no las conoce al ser más difíciles de identificar. Es el caso de hygrophorus latitabundus, conocida en Cataluña por el nombre de Llanega y que se puede encontrar fácilmente, o la de la especie del género russula o las del género leccinum lepidum, muy abundantes y que la gente no se atreve a comer porque son negras. Como la gente no las conoce no tienen un nombre vulgar, ya que las más conocidas son la seta de cardo y el níscalo, aunque cada vez más lo son los boletus y las macrolepiotas, a las que también hay que sumar los típicos champiñones, conocidos por el nombre de hongos. 

¿Cuál es la más venenosa?
La amanita phalloides, una seta muy abundante en los encinares de nuestra zona y que sale a cientos, como si la hubieran sembrado. Tiene un aspecto carnoso que invita a comerla, pero es muy venosa.
¿Tiene efecto mortal simplemente con tocarla?
Hay mucha leyenda al respecto. No pasa nada si se toca, ya que la toxicidad está en relación con la sustancia en el cuerpo humano. Incluso nosotros, esa especie nos la metemos en la boca para probarla y luego la escupimos. Para que haga un efecto tóxico es necesario comer por lo menos una ración. Incluso si la comes está rica, pero los efectos se producen después de un rato, cuando ya no hay remedio. Algunos ejemplares venenosos pueden causar algún trastorno digestivo mientras otras te llevan directamente a la tumba. Lo fundamental es conocer la característica de la seta.
¿Una seta con mal aspecto puede ser de las más ricas? 
Una seta bonita puede ser muy venenosa. La amanita muscaria es muy bonita, roja con puntitas blancas, pero muy venenosa. Pero todas las setas con mal aspecto son malas, si se ve que ha perdido la textura de la carne hay que desecharlas. Hay que cogerlas siempre en buen estado de salud. Tiene que tener un aspecto saludable, de no ser así, no hay que cogerla.
¿Cómo se puede coger setas sin hacer daño a la planta y favorecer que vuelva a salir el año que viene?
En los níscalos, fácilmente conocidos, lo más fácil es cortarlos con una navaja sin arrancar el micelio. Pero cuando se trata de recoger una seta para reconocerla, lo mejor es cortarla en su integridad para conocer todas sus características.
¿Cuál es la mejor forma de degustarlas? 
A mí como más me gustan es a la plancha. Las setas de cardo, los níscalos o las macrolepiotas a la plancha son un majar, ya que así se conserva su auténtico sabor. Otra manera es hacerlas es pochadas en aceite y echar después dos o tres yemas de huevo originando así una especie de gel.
Algunas localidades han regularizado la recogida con permisos especiales.
¿Cree que es necesaria una ley en la región?
La llegada de numerosos inmigrantes en los pinares para tratar de recoger el mayor número de setas en el menor tiempo posible animó a muchos pueblos a llevar a cabo esa regularización que ha ayudado, en cierta manera, a solucionar el problema. En Castilla-La Mancha no hay ninguna ley al respecto que lo regule y siempre es necesaria una normativa que establezca las medidas y la forma de su recogida.
¿Las setas de cultivo tienen la misma calidad que las silvestres?
La oferta que hay a día de hoy en los supermercados es buenísima. Así por ejemplo, está la de nombre sitake, deliciosa y con una calidad extraordinaria que se puede comprar todo el año a un precio razonable. En el supermercado nunca podemos encontrar una seta silvestre, pero la oferta ha cambiado, ya que antes sólo se veía champiñón y ahora hay mayor variedad.
www.casarurallasbecerras.com
Entrevista a Juan Antonio Campos, profesor de biología de la UCLM