En turismo rural el precio no es lo más importante. Prueba de ello es que los destinos rurales con más reservas son Castilla y León (16,7% de las reservas), Cataluña (15,8%) y Andalucía (12,6%), aunque sólo ésta última se sitúa entre las tres comunidades autónomas más baratas. Es la Región de Murcia la más económica, con el 67,8% de los alojamientos con un precio de hasta 20 euros, y sin embargo es la tercera con menos viajeros, tras Illes Balears y La Rioja, precisamente las comunidades con menor oferta en este segmento.

Es la principal conclusión del tercer Barómetro del Turismo Rural en España, elaborado por Clubural y el Departamento de Turismo de la Universidad Nebrija. Con datos del primer semestre de 2015 en comparación con 2014, se explica cómo son los alojamientos rurales y cuáles las preferencias y comportamiento del viajero al reservarlos.

Así, el análisis de esos datos concluye que la independencia es el aspecto fundamental, ya que la mayoría de alojamientos rurales españoles (el 66,1%) es de alquiler íntegro. Una tipología que también es la que más reservas recibe, el 79,1%, demostrando que el viajero prefiere la independencia que ofrecen estos establecimientos.

Las parejas y pequeñas familias protagonizan los viajes rurales en invierno, primavera y verano. Y es que, teniendo en cuenta la capacidad de los alojamientos con más reservas, se alquilan más habitaciones y casas para dos, tres o cuatro personas. Tan sólo en otoño y principios de invierno se reservan más establecimientos de gran capacidad.

El viajero rural se muestra especialmente interesado en establecimientos con servicios para niños, jacuzzi, barbacoa y que admitan mascotas, siempre en el top 5 de las características más buscadas.

Además, casi la mitad de estos turistas reserva entre 15 días y dos meses antes de sus escapadas, en concreto el 48,1% lo hace en este intervalo de tiempo; algo que se percibe especialmente en las comunidades con menor número de alojamientos, como Illes Balears.

Más móvil y social

El viajero rural cada vez es más móvil y social, y los alojamientos rurales de nuestro país se van adaptando a ambas características. Ejemplo de ello es que han pasado de ofrecer conexión a internet en el 39,1% de ellos, al 43% en 2015. No en vano las búsquedas se realizan fundamentalmente a través de dispositivos móviles, que ya superan al ordenador personal con el 55,41% de las consultas frente al 44,59% del ordenador. De los smartphones procede el 43,52% de las visitas y de las tablets, el 11,89%.

casa_rural_cabañeros2

Las claves del Turismo Rural en 2015: “El precio no lo es todo”