La muerte esta misma semana de Morgana, una hembra de lince ibérico que fue encontrada atropellada en la carretera CM-403 en el término municipal de Retuerta del Bullaque, hace pensar que este ejemplar podría haber encontrado acomodo en el Parque Nacional de Cabañeros.

Los movimientos de búsqueda de nuevos territorios de Morgana, que había sido liberada unas semanas antes en el área de reintroducción de los Montes de Toledo este año, la habían llevado hasta las proximidades del parque nacional, que desde hace un año viene trabajando para contar con las condiciones óptimas que permitan a algunos ejemplares establecerse en su territorio.

El caso de Morgana no es el único, puesto que uno de los grandes linces viajeros del proyecto de reintroducción Life+Iberlince, Khan, estuvo caminando por el parque, pero, sin detenerse, continúo un largo viaje que lo llevó hasta Portugal.

Un conejo silvestre.

Un conejo silvestre. EFE/Joaquín Ruiz

 La presencia de Morgana en las proximidades del parque nacional, pese a su muerte, y la estancia, aunque fugaz, de Khan, son consideradas por los técnicos consultados por Efe como una buena noticia, porque pone de manifiesto que la especie puede volver a instalarse en zonas donde habitó hasta hace décadas.

Poblaciones de conejo

Desde hace años el Parque Nacional de Cabañeros, que es socio del proyecto Life+Iberlince, se marcó como objetivo prioritario recuperar las poblaciones de conejo.

 El año pasado se puso en marcha un programa de mejora del hábitat del conejo en cuatro cercados de seis hectáreas y media cada uno, donde se construyeron vivares bajo un sistema de pallet y se llevaron a cabo siembras destinadas a la alimentación de los conejos, de los que se soltaron 1.300 ejemplares.

Un año antes, el parque nacional, en el marco de este mismo proyecto de reintroducción de la especie, también realizaba una importante inversión para acondicionar un territorio de entre 300-500 hectáreas.

Estas actuaciones, según fuentes consultadas por Efe, junto con otras medidas de gestión adoptadas por el parque nacional han favorecido el incremento significativo del número de conejos disponibles para la alimentación de las especies que dependen de él.

Condiciones adecuadas para reintroducir linces

Uno de los dos ejemplares de lince ibérico que fueron puestos en libertad en marzo pasado en la finca "El Castañar", dentro del proyecto europeo LIFE-Iberlince para la reintroducción de esta especie en la comarca de los Montes de Toledo.

Uno de los dos ejemplares de lince ibérico que fueron puestos en libertad en marzo pasado en la finca “El Castañar”, dentro del proyecto europeo LIFE-Iberlince para la reintroducción de esta especie en la comarca de los Montes de Toledo. EFE/Ismael Herrero

Se dan entonces, opinan las fuentes, las condiciones adecuadas para que una hembra de lince reproductora pueda quedarse en el parque, donde tendría a su disposición más de 18.000 hectáreas de terreno, las 6.000 hectáreas que ocupa la raña y las 12.000 de monte que se distribuyen en torno a este espacio.

El Parque Nacional de Cabañeros espera con anhelo contar con algún ejemplar de este felino en los próximos años y algunos técnicos consultados confían en que puedan llegar en cualquier momento, coincidiendo con los movimientos de dispersión de la especie.

Mientras que unos esperan la llegada de este peculiar felino, otros no ocultan que verían con buenos ojos que alguno de los ejemplares que van a ser reintroducidos, lo fueran en ya en el Parque Nacional de Cabañeros.

De esta manera, han asegurado, el lince ibérico ya no se tendría que asomar al parque, sino que pasaría a estar presente, acrecentando así los muchos valores naturales con los que ya cuenta este espacio protegido. EFEverde

Casa Rural Cabañeros | Las Becerras, Navalucillos, Toledo.

El lince ibérico se asoma a las puertas de Cabañeros