Comienza la temporada de caza, y con ella la posibilidad de degustar uno de los platos típicos de las gastronomía toledana y de sus montes.

La Perdiz roja que habita en nuestros montes es conocida no solo por los lances “caceros” que protagoniza, si no también por la exquisitez de su carne, y hoy os vamos a presentar la receta de este ave estofada al estilo del prestigioso Adolfo, chef del conocido Casa Restaurante “Adolfo”.

 

Ingredientes

6 perdices rojas, de unos 600 g cada una

2 l de vino blanco (variedad Airén)

1/2 l de aceite de oliva virgen

2 k de cebolla

2 cabezas de ajo

6 hojas de laurel

10 bayas de pimienta negra

2 ramitas de tomillo fresco

Sal

Elaboración

– Se despluman las perdices y se lavan con agua hasta eliminar la sangre totalmente, atándolas después y escurriéndolas bien
– En una cazuela se vierte el aceite de oliva y se prepara un fondo de cebolla fileteada. Se colocan las perdices con la pechuga hacia el fondo y se cubren con el resto de la cebolla, las cabezas de ajo enteras, el laurel, la pimienta y las ramitas de tomillo. A continuación, se añade el vino blanco y el agua y se cuecen a fuego lento hasta que estén en su punto. Después añadir la sal.

La salsa se recuece a fuego lento durante tres horas. Con un pincho de cocina se pincha a las perdices para ver si están ya blandas o no

Observación: la perdiz del año está más blanda que la que tenga más edad
Se sirven, una vez desaladas, rociándolas bien con su propia salsa, acompañadas de unas patatas

 

Receta de la Perdiz Roja de los Montes de Toledo estofada